Txapulines al limón

lunes, diciembre 12, 2005

Seis días en Madrid

Llegamos el sábado día tres por la noche, con una hora de retraso. Después de unos cubatillas en casa del amigo Dani, donde nos quedamos, fuimos a la cama.

El domingo, antes de la KDD, decidimos pasar un rato al rastro, que estaba así:

Rastro

Una buena estrategia para ir al rastro es no llevar dinero, así que sólo pudimos comprar unas pinzas para depilar cejas. A las 13h05, cinco minutos después de como habíamos quedado, nos presentamos en la esquina del FNAC en Callao. No había nadie. Aprovechamos que había una caseta de información turística para pillar un mapa, y mientras hacíamos cola apareció Chema. Un poco más tarde llegaron Su y Litio. Con una llamada, Luiyo y Marta nos avisaron que estaban aparcando. A las 13h20 estábamos todos y consentimos a Marta en no ir al Japonés previsto. Fuimos a un "chino auténtico" que hay en los sótanos de la Plaza España, donde, gracias a Su, nos hicimos la foto de grupo:

Foto de grupo

Las siguientes fotos también están robadas de Su. Fuimos a la chocolatería Valor y tomamos algo parecido a ésto:

Chocolate

Después Chema, Luiyo y Marta se fueron y los cuatro que quedamos decidimos dar un paseo (o dos) más. Fuimos al Templo de Debod, y salió esta foto de la cámara de Su:

Templo de Debod

y ésta de mi cámara:

Templo de Debod

Aprovechando que pasamos cerca del teleférico, nos subimos a que nos contaran dos veces lo mismo, una a la ida y otra a la vuelta.

En el teleférico

Foto de grupo

Litio y Su

Después nos fuimos a una tetería árabe (creo que se llama "Las 1001 noches") a probar tés variados y una pipa de tabaco con miel. Lástima que no tengamos fotos del evento.

Nos despedimos en principio hasta el miércoles, pero ya no pudo ser, por cansancios de unos y otros. Así que esperamos ver a Su próximamente en Barcelona y al resto, algún día, mientras tanto, nos leemos.

El lunes queríamos ir a Toledo, pero ya no había asientos en el AVE, así que cambiamos los planes y nos metimos en el Museo Reina Sofía de Arte Modernito (así llama Estela a esas cosas raras que hacen hoy en día). No es que me emocione mucho, pero sólo por ver el Guernica de Picasso, El Gran Masturbador, o El Enigma de Hitler de Dalí ya valía los tres euros de la entrada. Más tarde fuimos al cine a ver El jardinero fiel.

El martes fuimos por la mañana a conocer Alcalá de Henares, la ciudad de las cigüeñas:

Cigüeñas en Alcalá de Henares

Visitamos la casa de Cervantes, que sería un timo si no fuera porque es gratis, ya que se supone que sólo vivió allí hasta los cuatro años, y ni siquiera era ése el lugar exacto, sino una "casa tipo" de la época. Eso sí, en el jardín hay un pozo muy cuco:

El Pozo de Cervantes

Delante de la casa hay una estatua con la que jugar a hacer fotos como ésta:

Sancho, Dani, Txapu y El Quijote

Por la tarde tuve una nueva quedada, esta vez con los erasmus de Budapest.

El miércoles nos despertamos tarde, fuimos a comer a un mexicano y luego de compras y a pasear. Decidimos ir al museo Thyssen, en el que hay un poco de todo y de todas las épocas. Por la noche rechazamos por cansancio y con pesar la oferta de croquetas gigantes de Su por Lavapiés.

El jueves, como último día, sólo nos faltaba hacer un safari fotográfico por ese lugar cuyo nombre completo es El Parque del Buen Retiro. Las fotos hablan por sí solas, he aquí unas muestras de los resultados:

El ángel caído

Fuente del Retiro

Patos

Reflejo del Palacio de Cristal

La Princesa del Palacio de Cristal

Fuente de la alcalchofa

Remando en el Retiro

Remando en el Retiro

La Puerta de Alcalá

Correos

Comimos en un italiano, y esa noche dormimos poquito para poder estar a las 5h de la mañana del viernes en el aeropuerto.

Y aquí acabaron nuestras merecidas vacaciones. Para más información, visita a Su.