Txapulines al limón

domingo, julio 31, 2005

Fin

Hace apenas dos minutos he terminado La sombra del viento, y estoy embriagado y compungido con esa tristeza y melancolía que te asalta al terminar las últimas palabras de un libro.

Dejo para más tarde el comentario, ahora sólo quería compartir la sensación de que acabo de terminar uno de los más maravillosos libros que leeré nunca.