Txapulines al limón

martes, julio 26, 2005

Aeropuerto

Estoy en el aeropuerto de Girona, sin conexión ni toma de corriente, si pongo el cursor sobre el símbolo de la pila que hay al lado del reloj me dice que me quedan una hora y 10 minutos de batería. Es tiempo más que suficiente, puesto que me viene a buscar Estela exactamente en este tiempo. Ahora son las doce del mediodía. Hace un rato que tendría que haber aterrizado en Budapest, pero el avión no ha llegado esta mañana y nos han dicho que se retrasa el vuelo hasta las dos de la próxima madrugada. Nos invitan, mientras, a un refresco, a comer y a cenar, pero paso de quedarme en el aeropuerto cuando mi casa está a diez quilómetros escasos de aquí y puedo ir a comer con mi mujer y echar una siesta esta tarde para ahorrar energías para una noche que se prevé movidita.

Supongo que iré un rato a la universidad y aprovecharé para publicar lo que tenga tiempo de escribir ahora, como mínimo, esto, y un par de comentarios de películas que debo.