Txapulines al limón

viernes, junio 03, 2005

Episodio VI: El retorno del jedi


Todo lo que tiene de bueno el episodio V, en el VI se desmorona. Empieza muy bien, con el Jabba, Leia de esclava, el monstruo de la cueva, el bicho bajo tierra que se lo come todo (prefiero el original que el remasterizado, donde parece la planta Audrey de La tienda de los horrores), y he de reconocer que hasta los Ewoks me gustan y me caen simpáticos, pero hay cosas del argumento principal que no aguanto: que Luke y Leia sean hermanos no me lo trago y parece puesto con calzador, además de que rompe el triángulo amoroso que se vislumbra en las dos anteriores (eso, o se convierte uno de los lados en incesto). Y el final tampoco me gusta nada, Darth Sidius muere de la forma más tonta y la redención de Darth Vader es patética, al igual que la obsesión de padre e hijo por arrastrarse mutuamente a su propio terreno. Y después, lo peor; una riña familiar hace que mueran el dictador y su secuaz, mientras, vuelve a explotar la Estrella de la Muerte y no pasa un día que ya no hay imperio y ha vuelto la república... ¿Dónde está la transición? ¿Y las disputas por el vacío de poder? ¿Y los grupúsculos terroristas independentistas? ¿Y los intentos de golpe de estado? Quizá uno de los méritos de la nueva trilogía ha sido hacernos ver la épica real de todo, donde los ejércitos son de cientos de miles de clones, y donde el poder del emperador es mucho mayor de lo que se puede entrever en El retorno del jedi, por eso su muerte (o no, porque cuando alguien cae al vacío en una peli y no se ve cómo se hace trocitos, es que va a resucitar después) me parece tonta.

Vamos, que después de la quinta, la sexta es algo decepcionante, debe de ser algo personal, o quizá es que me hubiera gustado más si en vez de a Carrie cara-de-tonta Fisher hubieran elegido a otra que se pareciera más a este concepto original:


Imagen sacada de Han and Leia Fanatic.