Txapulines al limón

viernes, mayo 27, 2005

Mala leche

El miércoles me puse de muy mala leche, porque me estafaron y me sentí completamente impotente para poder hacer nada. Ahí va la historia.

Resulta que mi director de tesis tenía que ir a Barcelona para su habilitación de la cátedra y me pidió que le acompañara. Pensé que podría aprovechar para dos cosas. Primero para ir a buscar mi título, que después de cinco años y medio, ya lo habían recibido en la secretaría de la FIB. Segundo, a la biblioteca de la Facultad de Económicas de la UB a reclamar la devolución de 30 euros que mi mujer puso en depósito cuando empezó un master hace dos años. Para no repetirme, y como ya se lo escribí al Síndic de Greuges, ahí va:
HECHOS:
1.La estudiante estuvo matriculada los cursos 2002-2003 y 2003-2004 en el programa de Master en Comercio y Finanzas Internacionales de la Facultat de Ciències Econòmiques i Empresarials de la Universitat de Barcelona.
2.Para poder acceder al servicio de préstamo de la biblioteca de la citada facultad, se le exigió a la estudiante el pago de 30 euros en concepto de depósito de carnet de la biblioteca. A este efecto se le expidió un recibo con fecha 22 de febrero de 2003, con sello de la citada biblioteca y firmada per el “jefe de sección”. En este recibo no aparece fecha de caducidad alguna.
3.La estudiante i el representante vivimos y trabajamos en Girona. Por lo cual nos es difícil acercarnos a Barcelona en horario de oficina entre setmana.
4.Ayer, día 25 de mayo de 2005, se dio la oportunidad de ir a reclamar el dinero depositado por parte del representante, y a las 15h30, aproximadamente, y acompañado de la testigo, hice la petición correspondiente al bibliotecario, quien rehusó hacer el reembolso alegando que hace un año y medio que no hace falta depósito para obtener el carnet, que la directora de entonces se había jubilado i que ese dinero no existe en la actualidad. Añadió que la razón por la que se pedía este dinero era que “como normalmente eran estudiantes extranjeros se llevaban los libros a su país”.
RECLAMAMOS:
1.La devolución íntegra de los 30 euros de depósito.
2.Costos que puedan ocasionar los desplazamientos extras a Barcelona per este motivo.
MOTIVACIÓN:
1.El dinero fue dejado claramente en concepto de depósito i sin fecha de caducidad.
2.Creemos que la reclamación inicial de este depósito tiene claras motivaciones discriminatorias por razón de nacionalidad, según deducimos de las palabras del bibliotecario.
3.No creemos que el dinero esté “desaparecido”. En cualquier caso se debió utilizar para fines distintos al de devolverlo a sus legítimos propietarios.
4.Una jubilación o un cambio de dirección no justifica la no devolución.
5.Tampoco se justifica per un cambio de política respecto de los carnets actuales de la biblioteca.