Txapulines al limón

martes, noviembre 09, 2004

Rabia y depresión bloguera

Hace una semana, los estadounidenses estaban votando, y ya todos sabéis el resultado. Me he dedicado a recopilar distintas reacciones, después de saberse el ganador, en blogs que tengo a uno o dos clicks de distancia. El resultado global se puede resumir en rabia y depresión (será que no suelo enlazar a blogs del otro lado de mi universo político).

Hay dos enlaces previos que sirven de introducción: El repaso que Pixel y Dixel hicieron a los diferentes movimientos contra Bush durante la campaña y la divertida postura de Bastian asegurando que votaría al Pato Lucas.

En microsiervos se posicionan dando voz a un tal Dan Gillmor, quien pronostica un negro futuro, y de Xeni Jardin, que no entiende cómo más de la mitad de los norteamericanos han sido capaces de votar a Bush, llegando al insulto ("are more than half of American voters just fucking stupid?"). Esto ha provocado que en los comentarios les haya salido un troll o un prototipo de troll, al que han alimentado y, por supuesto, ha crecido, aunque creo que no ha llegado a multiplicarse (¡menos mal!).

Dejando ir la imaginación, se puede conjeturar un pésimo futuro inmediato (aunque inexplicablemente, las bolsas suben estos días, ¿será pura especulación?), yo he estado a puntito de escribir sobre la tercera guerra mundial, pero prefiero no dejar nada escrito sobre eso, que luego alguien va y me acusa de visionario. Sobre los insultos, pues pienso que tantos millones son demasiada gente como para soltar un insulto gratuitamente, y sus razones han de tener, oye. Chema nos muestra la portada del Mirror, que lo hace sin rubor. Eso lo encuentro descaradamente vulgar. Yo prefiero decir que hay 58 millones de personas en Estados Unidos que piensan completamente diferente que yo.

Respecto a las reacciones, hay ira, desesperación, tristeza (y aquí, y aquí), acojone, desilusión, y luego algunos se preguntan ¿por qué?. Aunque lo mejor es tomarse las cosas con humor, hay quien propone anexionarse a Canadá (otra versión), otros muestran anécdotas informativas sobre nombres de ficheros.

Hay otras muchas preguntas: ¿Deberíamos haber votado el resto del mundo? (aunque los comentarios se vayan para temas ecológicos), ¿Es información útil que Bush haya sido el presidente más votado?, ¿Qué hacen los candidatos que pierden?, ¿ Y qué pasa con Michael Moore? (Yo pienso lo mismo, que en cuatro años tiene tiempo de hacer dos pelis más e hincharse a pasta).

Para acabar, el análisis de Ugarte y los comentarios del escueto post de mini-d intentan responder a la pregunta del millón: ¿Por qué?