Txapulines al limón

lunes, noviembre 15, 2004

La soga


Uno de esos experimentos de Hitchcock que me faltaban por ver y que resulta de lo más interesante. El experimento consiste en hacer una peli en tiempo real, por un lado, y en plano secuencia, por otro. Desconozco si existen otras películas que combinen ambas técnicas. Sobre el tiempo real, el modelo más claro lo tenemos en Solo ante el peligro, que es un western plagado de relojes que relta las dos últimas horas de un sheriff antes de batirse en duelo con el malo. La serie 24 va ya por la tercera temporada relatando en cada una (de 24 episodios de una hora, por supuesto) un día completo lleno de acción. Los planos secuencia (sin cortes, vamos), son propios de directores muy personales (Orson Welles o Brian de Palma) y los suelen colocar al principio de las pelis (Sed de mal y Snake Eyes, respectivamente), pero tienen un gran problema técnico: los rollos de película virgen tienen una duración máxima de diez o doce minutos (o al menos eso pasaba en los años 40, cuando se rodó la soga), por lo tanto era impensable hacer una peli entera en plano secuencia. Pero Hitchcock lo resuelve a su manera: divertida e ingeniosamente, pero paso de desvelarlo...

El resultado es muy teatral, a lo que ayuda el hecho de usar un único decorado: un comedor de una apartamento alto con vistas a los rascacielos de una gran ciudad que puede ser Nueva York, y que está claramente pintado. La gracia es que a lo largo de la peli va anocheciendo!! Y claro, no sólo está el juego técnico, que no sería nada sin un gran guión, que trata de la apuesta de un hombre con su cómplice, quienes invitan a cenar a los padres de alguien a quien acaban de matar, y de quien guardan su cadáver en el mismo comedor donde se desarrolla la trama. Un clásico que no defrauda.

PD: Como la vi en DVD, luego me pasé los extras, y en el cómo se hizo explican que en la trama está implícito un profundo cariz homosexual. Supongo que no debe de ser un detalle tan importante, porque la peli me pareció igual de buena sin necesidad de leer entre líneas...