Txapulines al limón

martes, noviembre 30, 2004

Geometría

Un enlace que ya está haciendo furor entre los geómetras del departamento: calendarios en dodecaedros. Vía Luiyo, quien dice a su vez que vía BoingBoing.

Y para que no quede así tan soso (estoy vago hasta para poner la imagen), me he acordado de una canción de Javier Krahe que tiene que ver con la geometría (letra sacada del proyecto Krahe):

PIERO DELLA FRANCESCA de Javier Krahe


Piero della Francesca, geómetra y pintor,
harto de placeres sensuales
y medio muerto de amor y platonismo,
Piero della Francesca, dijo un día:
el dodecaedro me conmueve hasta la ternura.

Pues bien, si a Piero lo conmovía el dodecaedro
hasta la ternura,
a mí me indigna el pentágono
me chiflas trapecios y paralelas
hasta el infantilismo,
me aburre el cuadrilátero,
con eso púgiles,
hasta el bostezo total.

Me oprimen las altas esferas
hasta dolerme el pecho,
me ocupan parábolas,
les pongo música,
me dan de comer.

Soy socio de un círculo
y voy los lunes,
y amigo de Pí
que viu a Barcelona.

Me abruman las pirámides
hasta el cimborrio,
me pesa el cubo.
Y en cuanto al dodecaedro en sí
no sé si he visto alguno.

Per hasta la ternura,
lo que se dice hasta la ternura,
sólo me conmueve el óvalo,
el óvalo de tu cará,
morená, saladá,
morená, saladá,
y también el cono.

Y también el cono,
morenó, saladó,
hasta el arrobo.