Txapulines al limón

lunes, noviembre 29, 2004

Criando periquitos

Ya una vez os hablé de Lina. Pues este mes que viene espero hablaros mucho más, porque he decidido que Lina y Morgan sean padres. No pensaba hacerlos criar hasta febrero del próximo año, más o menos, que es cuando hará un año que los tengo, pero hace una tres semanas me encontré un huevo en el doble fondo de la jaula, donde caen los restos de comida. El que me los vendió me dijo que es extraño, que si no hay nido no hay amor, y si no hay amor, no hay huevos. Ni crías, por supuesto. Pero Morgan es un cachondo, y Lina de vez en cuando se deja (especialmente a las siete de la mañana, cuando yo menos funciono, ellos están de fiesta). Pues me convenció que les comprara un nido y se los instalé. Estuvieron asustados dos días, como siempre ante cualquier novedad, es por esto que nunca me han comido lechuga, porque se pudre antes de que se animen a tocarla. Pero al tercer día Lina la intrépida, Lina la investigadora, Lina la aventurera, entró. Y bien poco que ha salido desde entonces, aunque todavía no ha puesto huevos, dicen que tardan unos diez días. Lista de tareas según esta web:
1. Se emparejan.
2. Encuentran nido.
3. Morgan conquista a Lina.
4. Lina prepara el nido.
5. Se aparean.
6. Tienen huevos (10 días).
7. Nacen las crías (18 días).

La primera puntualización es que mis periquitos no entienden de hacer las cosas en orden, ya que yo diría que ya hicieron 5 antes que 1, y casi que antes que 3. Vamos, que estamos en fase 4, y con 5 cumplida, cualquier día somos abuelos. Atentos a sus pantallas.

PD: Ya sé, ya sé, queréis fotos. ¿Quién me regala una cámara digital?