Txapulines al limón

miércoles, octubre 13, 2004

Good Bye Lenin


En la Alemania Oriental de finales de los 80 la madre del protagonista, una comunista convencida, entra en coma durante el tiempo justo para no enterarse de nada de la caída del muro y de la unificación alemana. Cuando vuelve en sí, sus hijos harán lo posible para que siga en la inopia. La película es de esas comedias desencantadas tipo El hijo de la novia, que hacen que a la vez que una tierna sonrisa quiera asomar una lágrima. El argumento puede parecer de lo más ridículo, pero permite (aparte de algunos gags igualmente ridículos y por ello graciosos) adentrarnos en unos personajes que no son meros estereotipos y nos muestran una profundidad y una sinceridad conmovedoras.