Txapulines al limón

miércoles, octubre 13, 2004

Dias contados


Ganó todos los Goyas del 95 y yo no la había visto todavía... Pues me ha parecido tremenda, no tanto por la historia de amor, la aventura entre un etarra y una yonqui, circunstanciales vecinos (¡anda, como en Desayuno con diamantes!, y hasta ahí la coincidencia) en un edificio de un barrio chungo de Madrid, que es la trama principal de la peli, sino por las tramas circundantes y los geniales personajes y actuaciones que encarnan cada una de ellas. Por parte del etarra (inmenso Carmelo Gómez, como siempre), se nos muestra la organización de un par de atentados en Madrid, que acabarán siendo tres por el fracaso del primero y el consecuente desquite con un policía (la escena tiene una fuerza impresionante y es de lo mejor de la peli), pero no entramos en las motivaciones de los personajes, ni falta que hace. La yonqui (una crecidita Ruth Gabriel con respecto a la niña rizada de Barrio Sésamo), como ya imaginamos, hará cualquier cosa para obtener su dosis, y a su alrededor pululan un rosario de personajes muy bien conseguidos, empezando por Javier Bardem y Candela Peña, compañeros de viajes astrales, y siguiendo por el poli (Karra Elejalde), el camello y demás chusma. Muy bien contada, con ritmo, buena música, fotografía, ..., estamos antes una de las mejores pelis españolas de los 90.