Txapulines al limón

miércoles, octubre 13, 2004

Desayuno con diamantes


Para ser una de las pelis altamente recomendadas en filmaffinity, esta (dicen que de las mejores) comedia de Blake Edwards me ha decepcionado (y ya van varias, lo que no le quita el mérito para nada a la web en sí). El problema es que no me la creo, vamos, básicamente no me creo a los dos protagonistas (Audrey Hepburn y George Peppard, sí, el Aníbal del Equipo A) ni la relación que llevan desde los primeros momentos de la peli. Se trata de dos vecinos que viven solos y se acaban de conocer y asistiremos a la evolución de la relación hasta ese final feliz que todos esperamos. Quizá alguien me dirá que es una de las mejores pelis que tratan el tema ese de la "tensión sexual no resuelta", pero lo siento, porque a mí me ponen histéricos, porque desde el primer segundo la confianza mútua es total (cada uno entra en casa de otro como si el concepto de intimidad no existiera, y lo peor es que el "invadido" ni siquiera se sorprende) y uno se pasa la película preguntándose ¿por qué ni siquiera se tocan? Por lo demás, está muy bien, especialmente algunas escenas memorables (el paseo que incluye la entrada en Tiffany's y el robo de las máscaras) y lo graciosos que son los personajes secundarios (impagable Mickey Rooney haciendo del tercer vecino, un japonés un tanto cascarrabias). Por cierto, fantástica música.