Txapulines al limón

jueves, julio 22, 2004

Verdades y mentiras

Hay días en que según la portada de periódico que leas, para las mismas noticias, la concepción del mundo puede ser una o su contraria. Aquí se muestra un ejemplo de los titulares del mismo día que no tiene desperdicio.

Adivino que el día que salgan las conclusiones de la comisión de investigación del 11M, será así. Esta comisión se ha creado con el visto bueno de todos los partidos, porque todos los partidos ya saben de antemano qué conclusiones van a sacar, por supuesto, siempre positivas, y siempre en beneficio propio y acusando al vecino de todas las maldades.

Según el PP y afines, ellos siempre dijeron la verdad, y fueron los demás (se entiende que PSOE y afines) quienes exageraron la mentira con el fin de ganar las elecciones.

Según el PSOE y afines, no hay verdad más clara que la del pueblo que se manifestó en unas elecciones democráticas en contra de quienes les mentían.

Nadie va a cambiar su opinión ni su forma de ver el mundo porque exista o deje de existir una comisión, en todo caso tendremos únicamente más datos para corroborar la propia opinión y ya buscaremos la forma de desechar los que no nos convengan. Aunque hay formas bien dispares, a Fungairiño le da un ataque de Alzeimer y se nos muestra como el rey supremo de la ignorancia. El ex-jefe de policía Agustín Díaz de Mera es más valiente y se alinea con las tesis del PP, atrincherándose en "su verdad". Y me intento meter en su piel, y no me extraña, si dos días después sucede que hay elecciones y es probable que cambie el gobierno, y con ello va el abismo de la propia destitución, por muy profesional que sea el jefe de la poli, pues se aferra al clavo ardiendo de ETA, que es el que todavía puede hacer que ganen los suyos. Claro que él no lo dirá, claro que apelará a su profesionalidad, pero el subconsciente es malvado y egoista y demasiadas veces le hacemos caso, aunque con ello arrastremos el destino de un país. Para todo lo demás, queda el orgullo.