Txapulines al limón

viernes, julio 23, 2004

Jerry Goldsmith (1929-2004)

Entre los tipos de personas que merecen ser inmortales, están los artistas que con sus creaciones llegan a tocar la fibra sensible, a hacerte sentir con fuerza cada trazo, cada nota, cada fotograma que han imaginado, pintado, escrito, dirigido o interpretado.

Entre estos genios, y por el lado musical de las artes, está Jerry Goldsmith, que murió de cáncer el pasado 21 de julio a la edad de 75 años. Golsmith compuso de más de 100 bandas sonoras, muchas de ellas con un profundo calado entre el gran público, como el tema principal de Star Trek, Rambo o Patton. Personalmente me gustan mucho Gremlins, Desafío Total, Instinto Básico y Los últimos días del Edén.

A diferencia de sus colegas John Williams, James Horner o Danny Elfman, Goldsmith no tiene un estilo propio definido y reconocible. Sus composiciones van desde las más espectaculares fanfarrias orquestales al estilo de John Williams, hasta las notas de sintetizador de Gremlins. De igual modo, Goldsmith no es un compositor ligado a un director como Williams es de Steven Spielberg o Elfman es de Tim Burton. El director con quien más ha trabajado es Joe Dante, pero es Richard Donner quien dirigió la única película por la que Goldsmith ha ganado un Oscar: La Profecía.

Hace unos años, en verano de 1999, tuve la oportunidad, ahora ya única, de disfrutar de un concierto de Jerry Goldsmith celebrando su 70 aniversario en el Hollywood Bowl de Los Angeles. Hace algo más de un año tenía que haber dirigido a la OBC en L'Auditori de Barcelona, pero fue substituido por Rachel Worby "por razones de salud". Ahora ya sabemos cuales eran esas razones de salud que nos han dejado sin uno de los mejores compositores de bandas sonoras de la historia del cine.