Txapulines al limón

domingo, junio 27, 2004

Tests

Desde hace unos días he apreciado una nueva moda entre mis vecinos de blog: hacer tests. Como cuando éramos adolescentes y usábamos las Cosmopolitan de las amigas y las hermanas para saber "¿Cómo es tu hombre ideal?" o "¿Qué color de biquini te conviene más para este julio?", o la más común "¿Eres una máquina del sexo?", los tests de personalidad se han actualizado, viven en páginas web, son fáciles de hacer y te dan los resultados perfectamente envueltos y HacheTeMeLeados, para que no los pierdas y los copies en tu blog. Esto es fantástico para llenar de contenidos el diario sin tener que trabajar demasiado, ¿verdad? ;)


He de confesar que he caído en varios de ellos, aunque sólo he llegado a publicar el del Infierno de Dante (unas líneas más abajo). He aprendido que si fuera escritor, sería Rachilde. ¿Y quién coño es Rachilde? Todo el mundo sabe que si yo fuera escritor no dejaría de ser yo mismo, eso primero, y que en todo caso tendría clarísimas influencias de Quim Monzó y Paul Auster ;). Después le he tenido mucha envidia a Níniel porque en el test de "¿Quién era tu ídolo de infancia?" le ha salido el Conde Drácula de Barrio Sésamo, y a mí va y me sale Jareth, el personaje de David Bowie en Dentro del Laberinto.

Por supuesto me he negado a publicar estos resultados tan falsos... como en los tests de las Cosmo de la adolescencia, evidentemente hechos para chicas, el problema debe de ser el mismo: que no pertenezco al rango de personalidades al que el test va dirigido... ¡no hay derecho! ;).