Txapulines al limón

martes, junio 29, 2004

Películas de la semana

DESTINO FINAL

Excusita sin sentido para mostrarnos tres o cuatro muertes sangrientas aparentemente casuales, pero perpetradas por la muerte en un absurdo plan, que consiste, nada más y nada menos que en matar (o hacer que se maten de la forma más absolutamente gilipollas, que viene a ser lo mismo) uno a uno a los pasajeros que, por el antojo del visionario protagonista, se salvan de un accidente de avión. Además, deben morir en un orden determinado justamente por... ¡los asientos que debían ocupar en ese avión! Yo reconozco que me entretienen las pelis de adolescentes (y si están buenorras mejor) que van muriendo por acto y efecto, generalmente, de los cuchillos y hachas de un psicópata. Mira que pido poco en estas pelis, pero es que Destino final no me da ni eso, ni al psicópata cachondo, ni a las buenorras, ni una excusa argumental medio sostenible. Lo que me da miedo de verdad es sólo imaginarme cómo puede ser la segunda parte...

HARRY POTTER Y LA CÁMARA SECRETA

No se podía esperar más (ni menos) de la segunda parte de las aventuras del mago Potter. Es lo mismo, con la misma duración, los mismos personajes, el mismo argumento que sirve tanto para un libro, como para la peli, como para (sobretodo) un videojuego. Lo mejor, el impresionante diseño de producción y la imaginación de escenarios y personajes que enganchan al público joven, no sólo a ver las películas, sino también a leer libros, que ya está bien. Lo que es casi pasable, es lo plana que es la historia en sí (que podríamos calificar de aventurilla, sin más) y una dirección sin garra ni corazón de Chris Columbus. Y lo peor, las actuaciones en general, los niños, pésimos (tanto Harry, como Ron y especialmente el malo-malísimo Malfoy), y los mayores, bastante decepcionantes, sobretodo Kenneth Branagh. Vamos que yo sólo salvaría a Alan Rickman (por su voz) y un poco a la niña Hermione (no sé por qué), nada más.